Consejos para gestionar bien tu bankroll

Consejos para gestionar bien tu bankroll

Consejos para gestionar bien tu bankroll
Autor Franklin Santaella 14 Mar 2019

Presentamos varios tips y recomendaciones para saber tener un control del bankroll en la gestión de nuestras apuestas.

Lo primero es tener claro el concepto: ¿Qué es el bankroll? No es más que un dinero destinado única y exclusivamente a realizar nuestras apuestas. Es fundamental tener presente ciertas consideraciones, pero la principal es que ese dinero no represente ningún problema para nuestra economía personal, familiar o incluso laboral, en caso de que lo perdamos; en pocas palabras, es un dinero que podemos darnos el lujo de perder, aunque obviamente haremos todo lo posible para que eso no suceda.

Veamos ahora algunos tips que nos permitan hacer un buen manejo del bankroll.

¿De cuánto debe ser? ¿Cuál es bankroll mínimo para comenzar a jugar?

La respuesta a ambas preguntas es la misma, depende de nuestra capacidad económica. Si podemos disponer de 10$, de 100$, o de 10.000$ es “indiferente”, lo importante es cómo manejamos ese fondo destinado a hacer nuestras apuestas. Para ello debemos hablar en términos porcentuales y no nominales, nuestro bank siempre va a ser el 100% del dinero dispuesto inicialmente a las apuestas sin importar cuánto es nominalmente. Teniendo esta pauta, procedemos a dividirlo generalmente entre 100. Es decir, tendremos 100 unidades que conformarán nuestro bank y finalmente nos permitirá definir nuestros stake (la cantidad de dinero que le asignaremos a cada jugada dependiendo de la confianza que tengamos en ella), a más confianza mayor stake, a mayor riesgo menor stake, esas deberían ser nuestras premisas.

Se recomienda que bajo ninguna circunstancia se supere el stake 10 en una jugada, todo dependerá de nuestro perfil como apostadores, qué tan arriesgados o qué tan conservadores seamos.

Hay varias estrategias para manejar el stake y cada quien debe aplicar la que mejor se adapte a su perfil de apostador (stake fijo, porcentual y variable).

Con el stake fijo decidimos cuál será ese stake y lo mantenemos para todas nuestras jugadas, es un método bastante conservador sobre todo si usamos un stake bajo. Por ejemplo, bank de 100$ y hacemos la totalidad de las jugadas stake 1 (1$).

Con el stake porcentual vamos ajustando antes de cada día o de cada jugada dependiendo del volumen de jugadas diarias que hagamos, si el bank aumenta el stake aumenta en la misma proporción (nominalmente). Para este caso, si tenemos un bank de 100$, hacemos nuestra 1era jugada de 1$ y nos ganamos 10$, ahora nuestro bank es de 110$ y nuestra siguiente jugada será de 1.1$ (el 1% de 110).

Para el stake variable, dependiendo del nivel de confianza de la apuesta, asignamos un stake comprendido entre el 1 y el 10% del bank (se puede combinar de manera fija o porcentual como en los ejemplos anteriores).

Es crucial hacerle seguimiento a nuestro bankroll, llevar estadísticas de nuestros porcentajes de acierto, del yield (rendimiento). También es conveniente destacar la importancia de segmentar nuestros picks (por mercados, deportes, ligas); hay software y hasta páginas web que nos puede facilitar esta tarea si se nos hace muy tedioso hacerlo por nosotros mismos, esto nos va ayudar a pulir nuestras estrategias.

Otro punto a considerar, es la posibilidad de inyectar capital a nuestro bank. Supongamos que nuestro bank inicial era de 100$ y en un mes lo llevamos a 150$, además obtuvimos algún ingreso extra que nos permite arriesgar 50$ adicionales y decidimos invertirlos en nuestro bank, el cual se ubicaría en 200$. En este caso, si jugábamos con stake fijo de 5% ahora haremos jugadas de 10$ y no de 5$ como hacíamos originalmente.

Es bueno trazarse metas (mientras más reales y bajas sean nuestras expectativas, mucho mejor) principalmente, si nos vamos a tomar lo de las apuestas como algo serio y pensando en el largo plazo. Hay a quienes les gusta ir retirando parte de las ganancias hasta que ya retira la totalidad del capital invertido inicialmente y se queda jugando solo con las ganancia (dinero que no tenía originalmente y que si lo pierde no pasa nada).

Particularmente, me gusta un método de manejo del bank basado en el concepto del interés compuesto, me voy trazando pequeñas metas y al cumplirlas retiro una porción de las ganancias y la otra pasa a formar parte del bank, lo que lo hace incrementarse nominalmente (uso stake fijo). Si buscan en la web seguro, conseguirán hojas de cálculo que les pueden dar una mano con esto o bien diseñar alguna a la medida.

Recuerden ¡el bank es dinero que no necesitamos!, es dinero destinado a diversión, como pudiera ser para salir a pasear o un pequeño viaje de placer, con la ventaja que nos puede generar ingresos extras. No debemos apostar solo por hacer dinero y mucho menos con la urgencia de ganar grandes cantidades en poco tiempo, esa urgencia nos llevará, con total seguridad, a la bancarrota.