Todo lo que debes saber sobre las Freebets: Qué son, cómo funcionan y cómo conseguirlas

Explicamos qué son las Freebets y qué es importante saber sobre ellas a la hora de obtenerlas con las promociones de las casas de apuestas.

Literalmente, Freebets significa apuesta gratis pero, ¿hay algo realmente gratis hoy en día? Y, sobre todo, ¿en el ámbito de las apuesta? Vamos a hablar un poco acerca de esto.

Como su nombre lo indica son, o más bien deberían ser, apuestas gratis. En pocas palabras, una apuesta donde no está en riesgo nuestro dinero, donde podemos ganar y no perder, pero en la práctica, ¿esto es así? Las casas de apuestas necesitan captar clientes y las estrategias de las que se han validado consisten en ofrecer bonificaciones, apuestas gratis, duplicar el saldo que coloquemos inicialmente en ellas, entre otras modalidades.

La manera más fácil de obtener las Freebets es registrándose en casas de apuestas, aunque también algunas ofrecen por lealtad entre sus usuarios, como premios por obtener algún logro en ellas o como promoción para nuevas apuestas o mercados.

A simple vista todo parece estar bien pero siempre hay que leer exhaustivamente las condiciones de estos regalos. Muchas veces es más lo que se pierde que lo que se gana, sobre todo si no tenemos conciencia de lo que estamos haciendo o no interpretamos de manera correcta las restricciones que nos imponen para liberar los beneficios que podamos obtener.

Solo hay que pensar, ¿alguien en su sano juicio nos va a regalar dinero sin motivo alguno? La respuesta es obvia: ¡no! Las casas de apuestas quieren captar clientes y estiman que una vez dentro estos van a seguir apostando y si son inexpertos perdiendo dinero, ese es su negocio y como tal hay que entenderlo, queda de parte de los apostadores capacitarse para revertir esta tendencia.

Frecuentemente, cuando nos dan jugadas gratis entre las condiciones más comunes están que hay que jugarse el monto gratuito “n” cantidad de veces para liberar las ganancias que se hayan podido producir (¡ojo con esto!, se liberan las ganancias y no el “capital” que nos “obsequiaron”) y si las cosas no salen bien el apostador termina colocando más dinero de su bolsillo con la esperanza de librar el ansiado bono. Otras de las condiciones que suelen colocar es restringir los mercados, o establecer una cuota mínima (generalmente un poco alta), además de limitar el tiempo en que la oferta está vigente.

Incumplir al menos una de las condiciones, inmediatamente, nos elimina la posibilidad de recibir nuestra recompensa, pero ya un % de las personas que ingresaron por curiosidad en la casa de apuesta se habrán enganchado y seguirán apostando habitualmente con su propio dinero, buscando siempre conseguir ese golpe de suerte que los haga ganar mucho dinero (en las apuesta deportivas la suerte tiene un peso, que tiende a ser menor en la medida en que manejemos más información).

En mi opinión, ni siquiera las casas que ofrecen Freebets solo por registrarnos sin necesidad de que hagamos depósito alguno no están dando nada gratis, porque no solo nos condicionan sino que están obteniendo información por parte de nosotros que es valiosa para ellas, en todo caso nos están comprando esa información, así es que de gratis nada.

Para concluir, ciertamente pueden llegar a ser una fuente de ingresos, pero también es posible que nos hagan perder tiempo y dinero tratando de liberarlas, lo fundamental en estos casos es leer y comprender muy bien los términos y condiciones y si creemos que estamos en capacidad de cumplirlos pues nos damos a la tarea de intentar liberar las Freebets; en caso contrario, es mejor no ocuparnos mucho de ellas y realizar nuestras apuestas de la manera tradicional. Como todo en la vida, es cuestión de gustos.